En el día de ayer se llevó a cabo un nuevo encuentro entre el Secretario Adjunto de Camioneros Pablo Moyano y el líder del Sindicato de Custodios Christian López. Analizaron la coyuntural actual, la situación del Movimiento Obrero y el transcurso de la pandemia.

Ambos líderes comparten el Frente Sindical para el Modelo Nacional y la Multisectorial 21F. También la imperiosa necesidad de cambio en la cúpula de la CGT a la que acusan de haber sido “tibios” frente a las políticas de depredación del macrismo; con bajas del salario real, aumento de la desocupación, la indigencia y la pobreza. Si no avanzaron más, dicen, fue por la tenaz oposición del sector al que ellos pertenecen con miles de medidas de fuerza y movilizaciones que convocaron a multitudes. Pero la actual conducción de la CGT impidió una articulación unitaria que frenara esas políticas de saqueo. Actitud que fue un guiño a Mauricio Macri para que avanzara sobre los derechos del pueblo.

Custodios y Camioneros conviven en muchos sectores de la economía. En las logísticas, en la custodia de mercadería en tránsito, en la distribución de productos. Esto hace incluso que muchas medidas de fuerza realizada por el Sindicato de Custodios sean apoyadas activamente por los Camioneros. Es por esto que la relación se forja desde arriba pero también se afianza desde abajo en el trabajo cotidiano.

“No hay ninguna duda, Pablo Moyano debe estar al frente de la CGT. No solo hace falta un recambio generacional, sino que debe haber dirigentes capaces de articular todas las luchas sectoriales que existen a diario. Y la CGT debe esta ahí, debe apoyar, debe inclinar la balanza del lado de los trabajadores. Lo digo por experiencia, cuando necesitamos una mano de Camioneros siempre estuvieron sin pedir nada. Se debe entender que a nosotros no nos diferencia nuestros oficios, sino que nos une pertenecer al Movimiento Obrero Organizado. Pablo no solo lo entiende, sino que lo lleva a la práctica a diario”, señala Christian López.

Por último, renovaron el apoyo al gobierno encabezado por Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner y reclamaron también que sus trabajadores sean tomados como prioridad a la hora de definir los grupos críticos para la vacunación. López enigmático vaticinó un año de fuerte crecimiento del SUTCA a nivel nacional.