Christian López, Secretario General del Sindicato Unidos Trabajadores Custodios Argentinos (SUTCA) mantuvo un extenso y ameno encuentro con Aldo Rico. Almuerzo de por medio analizaron profundamente un tema que figura como prioridad en la agenda de ambos: la Seguridad Ciudadana.

El disparador fue la multiplicación de los conflictos en el sector y un amigo en común propuso la reunión entre los dos referentes en la materia. Ese día, el 4 de marzo justamente cumplía años Aldo Rico; militar y político, fue jefe de la Compañía de Comandos 602 en la guerra de Malvinas. Fundó el Movimiento por la Dignidad y la Independencia, fue intendente de San Miguel, Ministro de Seguridad, Diputado nacional y Convencional Constituyente.

Christian López detalló pormenorizadamente la realizad del sector, los problemas salariales de las y los trabajadores, la falta de control sobre las empresas por parte del Estado, la informalidad, la dispersión de ingresos a lo largo de toda la geografía nacional. También dio su visión sobre la Cámara patronal y de la irrupción de cooperativas de seguridad a las que define como un verdadero fraude laboral.

Pero lo que más animó la charla fue la carencia de una política de seguridad ciudadana que exceda los cambios de gobierno. Coincidieron que debe ser tratada de manera estratégica para evitar caer en los slogans de campaña que no terminan resolviendo nada.

Por otro lado en la Argentina no existe una Ley Federal de Seguridad Privada, con lo cual cada distrito aplica la propia, sin tener en cuenta que la custodia de mercadería en tránsito, por ejemplo, puede atravesar varias provincias.

López señala que los trabajadores tienen mucho que aportar. El conocimiento de la calle y la vigilancia que realizan en lugares clave les permiten tener un conocimiento que muchas veces supera al de los funcionarios.

Por último, examinaron la falta de capacitación para los trabajadores y trabajadoras. Si bien es obligatoria muchas empresas no la cumplen porque la toman como un costo a evitar. Y las que se dan son deficientes y están desactualizadas. No se toman en cuenta las nuevas modalidades de delitos. Se vio durante todo el desarrollo de la pandemia, trabajadores de seguridad golpeados por vecinos fuera de sí o clientes de un comercio reaccionando violentamente. Allí el Sindicato de Custodios pone la lupa, no se los capacita para responder adecuadamente.