El Sindicato Unidos Trabajadores Argentinos (SUTCA) logra ganar una batalla contra la mayor Multinacional de seguridad de mundo. G4S se negaba sistemáticamente a realizar el descuento de la cuota sindical a los trabajadores que decidían afiliarse al gremio. Ahora la justicia la intimó a realizarlos. (Nota publicada en Mundo Gremial)

Un comunicado de prensa difundido por la entidad conducida por el moyanista Christian López fue contundente al respecto: Hace años que G4S de manera ilegítima se negaba a descontar la cuota sindical a los trabajadores, que democráticamente y haciendo uso de las garantías constitucionales que los ampara, le solicitaban a la empresa cumpliendo todos los requisitos legales y formales necesarios. Esto constituía una clara actitud antisindical.

Más adelante aclaran: La irrupción del SUTCA fue resistida en principio por un grupo mayoritario de empresas, ya que mediante presentaciones judiciales y medidas de fuerza exigíamos simplemente que se cumpla con el Convenio Colectivo de Trabajo suscripto por ellos mismos. La herramienta de la negación del descuento por recibo de sueldo de la cuota sindical era un intento directo de presión hacia nuestra organización que tenía una clara intención de debilitarnos. Lejos de hacernos retroceder, se multiplicaron la elección de delegados por empresas y objetivos. Luego de un tiempo, la mayoría se ajustó a derecho ya que ese es un dinero que el trabajador decide voluntariamente entregar al sindicato para que defiendan sus derechos y les brinden beneficios.

Casi en soledad G4S se negaba mientras la gran mayoría, incluso importantes multinacionales lo realizaban. Celebramos el fallo de la justicia que viene a terminar con una actitud extorsionadora por parte de la patronal. Muchas aún hoy siguen soñando con un mundo laboral sin organizaciones obreras, que bajo el pretexto de bajar los costos laborales apuntan solamente a aumentar su rentabilidad a costa de la explotación de sus empleados.

En la última parte del comunicado sostienen: Si embargo la historia nos ha demostrado que cuando avanzamos en puntos de acuerdo con los empresarios mejora la actividad. Nosotros combatimos fuertemente a las llamadas cooperativas de seguridad, que bajo esa figura legal concentran verdaderas empresas que evaden aportes e incurren en una competencia desleal y privan a los trabajadores de contar con aguinaldo, vacaciones y licencias pagas. Lo mismo contra aquellos grandes clientes que fijan en el mercado los precios a la baja y precarizan toda la actividad propiciando la multiplicación de conflictos.