En consonancia con muchos actores económicos, los empresarios de seguridad privada buscan acrecentar sus ganancias explotando la pandemia del Coronavirus. Los trabajadores amparados en la Resolución 207/2020 del Ministerio de Trabajo que fueron objetos de licencias por pertenecer a grupos de riesgos, se encontraron con una fuerte poda en sus salarios que llegan al 20%; no cobraron los viáticos, los presentismos. A otros tantos ilegítimamente les adelantaron las vacaciones.

Desde el SINDICATO UNIDOS TRABAJADORES CUSTODIOS ARGENTINOS venimos advirtiendo sobre esta situación y adelantamos el intento de usufructuar la Emergencia Sanitaria para acrecentar la ya abultada rentabilidad de los empresarios. A la semana del inicio de la cuarentena ya hacían trascender la dificultad para el pago de salarios. Inmediatamente a la instalación de las licencias, desde los mandos gerenciales empresariales difundían maliciosas interpretaciones que tendían a desalentar el pedido de licencias aún en trabajadores que sufrían claramente enfermedades preexistentes y que corría serios riesgos sus vidas. Este combo se completa con la falta de liquidación de las horas extras, para compañeras y compañeros que tienen jornadas laborales de 12 horas o más y sufren salarios claramente por debajo de la línea de la pobreza.

Los sectores dominantes muestran crudamente la hilacha y buscan cualquier oportunidad para obtener ventajas; aumentos indiscriminados de precios, pedidos de Reforma Laboral para precarizar más aún a los trabajadores, intentos de debilitamiento de las estructuras sindicales para avanzar sobre derechos adquiridos. En nuestro sector solo cumplen con los protocolos de prevención luego de la presión de las organizaciones gremiales; hasta conservar la vida de sus trabajadores es un gasto que prefieren evitar.

Se equivocan estos miserables si piensan que vamos a soportar pasivamente estos atropellos. No crean que vamos a limitarnos solo a denuncias con inciertos plazos de resolución. Vamos a realizar todas las medidas gremiales existentes para que entiendan que con los trabajadores no se juega.