La cadena de Supermercados Cáceres, con 17 sucursales en Formosa y ramificaciones en Chaco, Corrientes y Misiones obtiene gran parte de su rentabilidad a través de fraudes de que son objetos sus trabajadores. Para seguridad privada contrata a cooperativas que tienen a la totalidad del personal en negro.

Es el caso de SIGMA que tiene a sus empleados de manera informal, pagando salarios de entre $4.500 y $6.000, menos de un tercio de lo que estipula en CCT e incluso abonando parte de los mismos a través de “vales” canjeables por mercadería de la misma empresa. “Pilo” Cáceres, dueño del emporio reedita a los antiguos patrones de Estancias.

Si bien esta modalidad la replica con trabajadores que se desempeñan en otros rubros dentro de los Supermercado, desde el SUTCA no vamos a tolerar que los compañeros y compañeras de vigilancia sean empujados con ingresos por debajo de la línea de la indigencia, sin obra social y sin ningún derecho. Hemos presentado y lo seguiremos haciendo las denuncias sobre todas y cada una de las violaciones a la legislación laboral. Esperamos que algún día las autoridades competentes fallen conforme a derecho. Lo que jamás dejaremos de hacer son las medidas gremiales pertinentes para lograr que se reconozcan los derechos y se abonen los salarios conforme a la legislación vigente. Los trabajadores y la organización gremial que los representa no tienen nada que perder, solo sus cadenas.