El SINDICATO UNIDOS TRABAJADORES CUSTODIOS ARGENTINOS (SUTCA) denuncia extraño acuerdo homologado en el Ministerio de Trabajo que otorga beneficios al gigante de la seguridad privada mundial SECURITAS. La otra parte del oscuro pacto sería un Sindicato intervenido durante años en donde en la actualidad existen tres secretarios generales que se autoproclaman líderes de la organización con cientos de expedientes y denuncias de por medio. El efecto Paolo Rocca (Publicada en Línea Sindical).

El 31 de marzo, a 10 días del inicio del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio ya estaba firmado este pacto. Resulta que la principal empresa de seguridad privada de la Argentina y una de las líderes a nivel global ya sufría una grave, profunda baja y paralización de las actividades. Ahora esta empresa que convierte sus ganancias en dólares para girarlas al extranjero en solo 10 días vaticina la pérdida masiva y eventualmente total de las fuentes de trabajo. Es más que evidente que la pandemia del Coronavirus resultó la mejor excusa para recomponer sus tasas de ganancias, afectadas hace pocos meses por sospechosas maniobras que concluyeron con importantes cambios en la cúpula de la Multinacional”.

La entidad gremial, liderada por Christian López es tajante en su análisis: “Por una cuestión económica e ideológica no podemos seguir beneficiando al capital transnacional que se llevan nuestras riquezas, no las reinvierten. Los recursos estatales no son infinitos y este sospechoso pacto dejará seguramente al borde de la quiebra a empresas de capital nacional. Nosotros no lo vamos a permitir y crean que lo decimos con dolor. El SUTCA junto al Frente Sindical para el Modelo Nacional y la Multisectorial 21F combatimos desde el minuto cero al macrismo y luchamos para la vuelta de un gobierno Nacional y Popular”.

Por último, el Sindicato de Custodios que representa a vigiladores y trabajadores de seguridad privada desmenuza las consecuencias del acuerdo: “Habilita suspensiones sin dictar el previo Procedimiento Preventivo de Crisis. La crisis precedente de SECURITAS, una eterna abonada a la cultura del retorno, encuentra en el marco de la Emergencia sanitaria del COVID 19 un marco ideal para que las sumas que abona a los trabajadores sin tareas por cualquier motivo sean consideradas no remunerativas y ergo haciendo aportes reducidos. Esto es muy extraño, ya que los procedimientos de ayuda frente al Coronavirus están previstos para las PYMES. Es en síntesis una preocupante señal simbólica; esta actitud abalada y homologada creará una señal inequívoca para que otras empresas la imiten. Es igual a la señal del multimillonario Paolo Rocca y Techint que desembocó rápidamente rebajas salariales masivas”.