Otro golpe a los trabajadores. No conformes con haber empujado a la pobreza e indigencia a amplios sectores de la población, con reducir el salario real y las jubilaciones en más de un 25%, con producir cientos de miles de despidos y cierres de empresas y comercios, ahora el gobierno de Macri pretende reducir el monto de las indemnizaciones por incapacidad y muerte.

El DNU 669/2019 baja el monto de los reparos a la mitad. Aducen los “ya conocidos acontecimientos económicos y financieros” como si fueran producto de una tormenta externa y no causas de un diseñado plan de saqueo al pueblo trabajador. Es tal el odio de clase que fijan a la norma con carácter retroactivo; en un Decreto a las claras inconstitucional, en donde no se ve la necesidad ni la urgencia.

Solo se vislumbran actos desesperados de un gobierno en retirada que busca congraciarse con los poderosos desnudando el desprecio más acérrimo al pueblo trabajador y la ilusión de producir el milagro de la reelección.

Como comentaristas escandinavos describen el gran costo financiero que soportan las ART en los pagos de las indemnizaciones, eludiendo la exclusiva responsabilidad del gobierno en esta Bicicleta financiera y desconociendo que esas mismas consecuencias las pagan los jubilados que se endeudaron en el ANSES para sortear los costos de los remedios, los beneficiarios de AUH que debieron sacar un crédito para pagar los servicios públicos y comer, las empresas que están ahogadas por esta timba que solo permite exorbitantes ganancias a unos pocos y todos los que a diario soportamos el alza indiscriminada de los precios.

Esta nueva estafa no debe pasar. Y seremos el Movimiento Obrero Organizado y las demás Organizaciones Libres del Pueblo quienes estaremos al frente de la resistencia a este nuevo intento de precarización laboral que sueña con perpetuar un modelo que solo beneficia a los ricos y amigos del poder.