En gesto guionado que demuestra desesperación y desnuda a la vez el verdadero objetivo del gobierno nacional, en un acto por el Día de la Bandera, rodeado de niños y en un club custodiados con fuerzas de seguridad para resguardarlo del repudio popular, el presidente Mauricio Macri volvió a ubicar a los trabajadores como los verdaderos enemigos a vencer.

Desencajado comenzó a hablar de las “mafias del transporte”, de “privilegios” y apuntó directamente a Hugo y Pablo Moyano. De manera falaz acusó al Sindicato de Camioneros de ser los responsables del costo de la logística, que según él es el más alto de la región. No casualmente olvidó incluir el costo de los combustibles, hoy dolarizados, subiendo de manera descontrolada y aumentando las ganancias de las empresas del sector, muy beneficiadas por esta política económica de Saqueo Organizado y muy cercanas al ejecutivo nacional. También olvidó destacar el costo de los peajes, en donde las empresas administradoras de las autopistas, hasta hace poco propiedad de la familia presidencial, obtienen ganancias siderales, cobran en tiempo récord juicios sin ninguna auditoria que los justifique y hasta tienen aseguradas por el Estado un piso en la cantidad de vehículos que pasan por hora. Si no llegan a este, el Estado paga la diferencia. Riesgo empresario asegurado en este capitalismo de amigos. Ni hablar del precio de los repuestos del camión, también dolarizados ya que se encargaron de destruir la industria nacional.

De esta manera coloca en el centro de la escena al salario de los trabajadores, que para Macri es un costo más y hay que reducir y al Movimiento Obrero y sobre todo a los dirigentes que no bajan las banderas. Quien entregó la política económica al FMI, quien apuesta a la Bicicleta Financiera como única manera de reproducir el dinero quiere ir desterrando el concepto de trabajadores para reemplazarlo por “emprendedores”, que borra toda visión colectiva, de clase, pretendiendo transformarnos en individuos aislados y sin derechos para que nos enfrentemos en la soledad al patrón.

La absoluta solidaridad activa de los Custodios con Hugo y Pablo Moyano y con los compañeros Camioneros. Por decisión política y por conciencia histórica los trabajadores del SUTCA estamos a su lado.