La conflictividad en la Seguridad Privada crece a diario. A los salarios por debajo de la línea de la pobreza, al mal trato de empresarios provenientes en su mayoría de fuerzas policiales y armadas, se suman los clientes formadores de precios, que intentan imponer tareas ajenas a la actividad.

“Las empresas multinacionales que contratan servicios de custodia y vigilancia pretenden venir a nuestro país con sus propias leyes desconociendo las normativas locales. Imponen cotizaciones a precio vil, que si implicaría una menor rentabilidad empresarial, nada nos importaría. El problema es que esa diferencia la terminan pagando las y los trabajadores no cobrando las horas extras, las nocturnas y los feriados conforme a derecho, suplementos claves si tenemos en cuenta que nuestros salarios están por debajo de la línea de la pobreza”, reza el duro comunicado emitido por el Sindicato de Custodios conducido por el moyanista Christian López.

A continuación, enumeran algunas de las empresas apuntadas dentro de un nuevo Plan de Lucha: en el rubro Hiper y Supermercados tenemos al grupo CENCODUD, WALMART, CARREFOUR, en logística MERCADO LIBRE y DHL. Entidades bancarias de origen extranjero y todas las fábricas automotrices. Ojo que tampoco escapan empresas de capital nacional.

“La situación es clara y los ejemplos sobran. Las y los trabajadores que prestan servicios en Hiper y Supermercados son obligados a recoger y ordenar los carritos que se utilizan para llevar mercadería. Esto no solo no nos corresponde, sino que producen distracciones que posibilitan la comisión de delitos. Esto muestra no solo el desprecio hacia las y los compañeros sino también a sus propios clientes. De esta manera su ahorran trabajadores de comercio. Esto no lo permitimos y generan constantes conflictos. La explotación en Mercado Libre registra pocos antecedentes y está en línea con un empresario que mantuvo una relación íntima con el ex presidente Mauricio Macri y que hizo su fortuna a costa de la humillación de sus empleados”.

“En el sistema bancario ocurre lo mismo, con las funciones que obligan desempeñar a las y los trabajadores de seguridad privada, se ahorran en promedio dos empleados bancarios que tienen un salario tres veces superior al nuestro y se descuida la custodia del local. A la gerencia del Banco y a la empresa de seguridad poco les importa, los une el obsceno afán de lucro. Lo mismo ocurre en terminales portuarias en manos privadas y empresas automotrices” finaliza el documento del SUTCA que anuncia una profundización de la conflictividad.