A veces impuestos por la propia realidad, otras a los empujones, una nueva generación de jóvenes dirigentes se abre paso en el sindicalismo argentino. Ya conducen gremios importantes y forman parte de la Comisión Directiva de otros con una gran influencia.

Hace pocas horas ocurrió un encuentro entre Christian López, Secretario General del Sindicato Unidos Trabajadores Custodios Argentinos (SUTCA) y de las 62 Organizaciones Gremiales Peronistas de Ituzaingó y su par de la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) Juan Pablo Brey, quien es también Secretario de Prensa de la estratégica CATT y miembro de la Comisión Directiva de la CGT.

Son líderes de dos sectores que vienen duramente golpeados: los Aeronavegantes soportaron y resistieron los desaguisados que hizo el macrismo en su política aerocomercial y ahora sufren los efectos devastadores de la pandemia y los Custodios que vienen de un histórico enfrentamiento con la patronal de seguridad privada que escapa, dicen, de todo control estatal eficiente,

La extensa reunión sobrevoló todos los temas de la agenda nacional; actualidad política y gremial, pandemia, situación económica y social. Cómo posicionarse ante estos desafíos y la renovación de las autoridades de la CGT, en donde ya se están contando los porotos y Pablo Moyano, al que apoyan decididamente, va juntando día a día más adhesiones frente a una conducción falta de reflejos, que no apoya las luchas de los distintos gremios y que con su pasividad permitió al gobierno de Mauricio Macri avanzar sobre derechos adquiridos y le posibilitó desplegar una persecución feroz contra toda organización que se opusiese a los mandatos de la Patria Financiera y de los grandes grupos económicos.

Ambos referentes de la Juventud Sindical se comprometieron a aunar esfuerzos para que los conflictos que enfrentan cada organización gremial no queden aislados, sino que formen parte de una estrategia de defensa y conquista de nuevos derechos y de salarios dignos. Recuperar el histórico mandato de la CGT, hoy pisoteado por una burocracia que no da respuesta a nada.