De la redacción de Prensa Custodios, 13/10/2021

El jueves pasado, el Bloque Nacional de Seguridad Privada realizó la tercer medida de fuerza contemplada en el marco del Plan Nacional de Lucha, contra empresas nacionales, multinacionales y clientes contratantes. Bajo el nombre de 3D, está vez la suerte les tocó a las grandes cadenas de supermercados responsables de contratar cooperativas y fijar los precios que las empresas deben facturar sus servicios, que por cierto son muy por debajo de los aceptables para que las prestadoras de seguridad puedan cumplir sus obligaciones con los trabajadores.
Desde las 5 de la mañana, con una jornada de paros y ceses de actividades sorpresivos y simultáneos en distintos puntos del AMBA que contó con el apoyo de camioneros, el gremio de los mercantiles, y la participación del sindicato de jerárquicos de comercio, se desarrolló la protesta en los principales centros de distribución de las cadenas de supermercados como COTO, Waltmart, Makro, Vital y Carrefour entre otros, que en vísperas de un fin de semana extra largo, vieron seriamente afectados el normal flujo de camiones que transportan alimentos y mercadería hacia sus sucursales.
Con algunos momentos de tensión, sobre todo cuando desde la empresa COTO se negaron al diálogo y las fuerzas de infantería rodearon en tono amenazante a los trabajadores entre los cuales había una gran cantidad de mujeres que participaban de la medida, las repercusiones no tardaron en llegar. El corte qué en principio estaba estipulado hasta el mediodía, finalizó antes y tuvo las reacciones esperadas: desde llamados del sector político, del Ministerio de Trabajo y reuniones con los empresarios supermercadistas arrojaron una luz de esperanza para iniciar las tratativas de encontrar una solución a la problemática que afronta ese sector de la actividad.
“En estos casos, siempre esperamos la conciliación obligatoria del Ministerio de Trabajo o una respuesta de las cámaras empresariales CAESI o CESBA, que son las dos cámaras que nuclean las empresas de seguridad, a una reunión para definir esta situación que venimos discutiendo. Llegamos a este punto porque no estamos teniendo respuestas ni por parte del sector empresarial, ni del sector político. Nuestra actividad no está puesta en la agenda, lamentablemente. Entonces, la única forma es a través de las medidas de fuerza, así cobra relevancia y entra en la agenda política.” Declaró Christian López, Secretario General de SUTCA quien junto a su par de UPSRA, Leónidas Requelme, estuvieron presentes en casi todos los puntos estratégicos donde se llevaron a cabo las medidas gremiales.
Si bien los resultados fueron positivos, el Bloque Nacional de Seguridad Privada no descarta que para la semana que viene sea necesario realizar una medida de fuerza contra alguna multinacional de seguridad privada que presta servicio en industrias como Techint y que cuenta con servicios en pozos petroleros de la Patagonia.
“Estamos llevando de esta manera el plan de acción concreta de reclamos y para visibilizar nuestra actividad. El fin es poner en agenda a la seguridad privada y empezar a discutir las mejoras de salario, del convenio colectivo, el control y la auditoría de las empresas de seguridad.” Finalizo el líder de los Custodios, Christian López.