Hay un profundo malestar entre los trabajadores y las trabajadoras de seguridad privada. A pesar de ser catalogado por el Gobierno nacional como “actividad esencial” no son tenidos en cuenta en el Plan de Vacunación como grupo prioritario.

Así lo hace saber el SINDICATO UNIDOS TRABAJADORES CUSTODIOS ARGENTINOS (SUTCA) que representa a los trabajadores del sector. “Cuando salió el Plan Vacunate en la provincia de Buenos Aires, difundimos generosamente la necesidad de inscribirse para obtener un turno para la vacunación. Y allí nos encontramos con la indignante sorpresa, al colocar el rubro al que pertenecemos, “seguridad privada”, sale una inscripción que no deja lugar a dudas: “No están contemplados en este grupo personal privado de vigilancia y monitoreo de edificios públicos y/o privados”.

Justamente ese es el sentimiento que embarga al combativo Sindicato de Custodios conducido por el moyanista Christian López: “Somos trabajadores esenciales gracias a una etiqueta que nos puso el Ejecutivo nacional a raíz del inicio de la pandemia de la pandemia del Coronavirus. Mientras gran parte de la población tuvo que quedarse en sus casas, nosotros tuvimos que trabajar siempre. Yendo y viniendo en transporte público, ya que, con salarios hundidos por debajo de la línea de la pobreza, es prácticamente imposible que alguna compañera o compañero cuente con un vehículo particular. Tuvimos miles de contagios y muertes evitables porque los empresarios se negaban a aplicar protocolos de prevención y hasta a aislar a los contactos estrechos de casos sospechosos. Nos obligaron a hacer medidas de fuerza porque se negaban a pagar las licencias a grupos de riesgo. Y ahora nos confirman que para el poder no somos esenciales, sino directamente descartables”.

Finaliza el comunicado en donde brota un sentimiento de bronca y desilusión: “Esperamos revean esta decisión humillante. Si no vamos a aplicar todas las medidas legales y gremiales necesarias para que reviertan esta indignante determinación.