Desde el SINDICATO UNIDOS TRABAJADORES CUSTODIOS ARGENTINOS (SUTCA) repudiamos las prácticas de espionaje ilegal desplegadas por la administración de Mauricio Macri y pedimos una profunda investigación sobre ese accionar que recuerda los tiempos más oscuros vividos por nuestra sociedad. Vulneraron la Democracia y la Constitución Nacional como camino indispensable para instaurar un modelo económico de saqueo al pueblo argentino.

La gravedad institucional de lo acontecido amerita ir a fondo y desmantelar todo vestigio de ese aparato estatal, paraestatal, judicial y mediático destinado a disciplinar a las organizaciones, dirigentes gremiales, sociales, políticos y periodistas que pretendan cuestionar un sistema económico de rapiña hacia las grandes mayorías populares.

También dentro de este entramado ilegal hay que investigar el papel actuado por determinados sectores privados. No habría que dejar de poner la lupa en el accionar de algunas agencias de seguridad privada como soporte activo en la recolección y análisis de información aprovechando el amplio “despliegue territorial” que tienen en lugares sensibles y de interés para el armado de causas y el desarrollo de prácticas extorsivas y que no tienen ningún tipo de control de organismos estatales.

El camino es enterrar definitivamente la impunidad que siempre sirve para blindar a los sectores del privilegio que buscan siempre quitar derechos.