Desde el SINDICATO UNIDOS TRABAJADORES CUSTODIOS ARGENTINOS (SUTCA) denunciamos la falta de aplicación de Protocolos de Prevención y la no distribución de insumos básicos como barbijos y alcohol en gel. La excesiva rotación del personal entre diferentes lugares de trabajo que no responden a ninguna razón operativa pone en riesgo la vida de los trabajadores, la de sus familias y de la sociedad.

No proporcionan datos sobre la cantidad exacta de contagiados y de aislados. La Cámara empresaria si niega a frenar una conducta que puede traer consecuencias impredecibles. Solo circulan versiones confusas y cruzadas. Siguen utilizando los cambios de lugares de trabajo como un arma de disciplinamiento hacia los trabajadores, pese a que insistimos hasta el cansancio que deben cesar con esa actitud, sobre todo en tiempos de pandemia y de alta circulación del virus.

Por las características de nuestra actividad, hoy podemos estar trabajando sobre las formaciones del ferrocarril, mañana custodiando el ingreso de un Barrio privado y pasado en la guardia de un hospital o en las instalaciones de un Hipermercado. Las recomendaciones básicas de evitar esta injustificable circulación no son oídas. Los aislamientos se logran luego de fuertes presiones de los trabajadores, las familias y la Organización Gremial. Mientras tanto muchos son reubicados en otros puestos de trabajo. No realizan testeos en los lugares más sensibles, como con quienes trabajan en centros de salud o transporte público.

Por nuestros ingresos que se ubican claramente por debajo de la línea de la pobreza, los trabajadores y trabajadoras de desplazan hacia sus trabajos en transporte público, tomando en promedio tres (entre el tren y colectivos).

Llamamos urgentemente a la responsabilidad de los empresarios en tiempos de Emergencia Sanitaria. Y como sabemos que muchos de ellos van a seguir priorizando el lucro por sobre la vida de sus empleados convocamos al Estado Nacional a que controle férreamente este accionar que se traduce muchas veces en criminal. Lamentamos ya la muerte de dos compañeros. Muchos otros evitan denunciar posibles síntomas o vínculos estrechos positivos ya que son apretados, suspendidos arbitrariamente y a aquellos que están con Licencia saben que sus salarios se reducirán ilegítimamente hasta la mitad.