El Sindicato de Custodios profundiza los conflictos contra COMAHUE, empresa de seguridad privada íntimamente ligada al macrismo, luego de que esta desatara una cacería contra afiliados y delegados de la Organización Gremial. Prometemos llegar hasta las últimas consecuencias.

COMAHUE es una empresa que mantiene una profunda ligazón con el Gobierno Porteño y con la estructura política que lo sustenta. Gana absolutamente todas las licitaciones en que se presenta y como contrapartida goza de una inaceptable impunidad. A pesar de contar con múltiples denuncias, año a año suma más servicios en donde cumple funciones de custodia y vigilancia.

A pesar de contar con el apoyo del Gobierno Nacional recibiendo los ATP que paga parte de los salarios, los abona en cuotas y fuera de término, no liquidó aún el aguinaldo en su totalidad. Tampoco abona las horas extras conforme a derecho, las horas nocturnas como marca el Convenio y los feriados contemplados en la legislación vigente. No realiza la capacitación obligatoria correspondiente.

Todos estos reclamos realizados por el SUTCA desembocaron en una serie de Medidas de Fuerza contra la empresa con el objetivo de abrir un canal de diálogo que permita encauzar esta serie de irregularidades. Sin embargo, ahora producen arbitrarios como represalias: COMAHUE lejos de modificar una conducta claramente divorciada con la ley, redobla la apuesta y amparada en la protección de las autoridades gubernamentales amenaza, aprieta, suspende y despide a trabajadores sin justificación alguna. Violando decretos presidenciales que prohíben los despidos, en tiempos de pandemia deja cesantes a trabajadores con causas armadas fraudulentamente e incluso echa a delegados gremiales. Esto se suma al diario hostigamiento a trabajadores y trabajadoras que presentan síntomas de Coronavirus, a los cuales se los obliga a trabajar o ni siquiera les abonan los salarios durante el Aislamiento.

Si pretenden disciplinarnos se equivocan. Vamos a profundizar la lucha hasta que comprendan que más que les pese, vivimos en democracia, existe una Carta Magna que nos guía y los ciclos de Dictaduras han terminado por más que tengan afiebradas reminiscencias.