Desde el SINDICATO UNIDOS TRABAJADORES CUSTODIOS ARGENTINOS (SUTCA) denunciamos la ilegal e inadmisible actitud de la empresa COMAHUE que está desarrollando una sistemática persecución a los trabajadores y trabajadoras de la actividad suspendiendo y despidiendo sin causa. Viola de esta manera decretos presidenciales que impiden los despidos y atropella la libre agremiación de los compañeros.

Esta deplorable actitud la desarrolla en medio de la pandemia del coronavirus y es consecuencia de los legítimos reclamos de los trabajadores y de nuestra organización gremial que venimos denunciando la falta de aplicación de protocolos de prevención y el no pago de Licencias a empleados contagiados o a aquellos que están incluidos dentro de los grupos de riesgo.

COMAHUE actúa con absoluta impunidad ya que no es controlada por los organismos correspondientes. En la Ciudad de Buenos Aires gana todas las licitaciones en la que se presenta y es una fuerte aportante a las distintas campañas electorales de la Jefatura de Gobierno y de la fuerza política que la sustenta. Como contrapartida tiene vía libre para cometer todo tipo irregularidades. Con el Gobierno Porteño tienen una verdadera sociedad.

A pesar de recibir ayuda Estatal del Gobierno nacional para el pago de gran de los salarios a través del Programa conocido como ATP, los abona en cuotas y fuera de término y no liquida las horas extras, nocturnas y feriados conforme a derecho.

La respuesta a los reclamos de nuestra Organización Gremial fue el burdo “armado” de causas que pretende fraguar la prohibición de despidos. Las suspensiones arbitrarias, los aprietes y amenazas, los cambios de horarios y de lugar de trabajo. Esta rotación que no la justifica ninguna razón operativa es utilizada como medida desciplinadora y viola toda norma básica de cuidado frente al Coronavirus. Ahora impiden a los trabajadores la libre agremiación al SUTCA.

Esta escalada represiva va a tener consecuencias impredecibles, ya que desde el Sindicato de Custodios no vamos a tolerar los atropellos y responderemos con medidas de fuerza sorpresivas en todos los lugares de trabajo.