El mismo reclamo: las Malvinas son argentinas.

El 28 de septiembre de 1966, un comando integrado por 18 jóvenes obreros y estudiantes peronistas y dirigido por el metalúrgico Dardo Cabo, tomó el control de un avión Dougals DC-4 de Aerolíneas Argentinas, que había partido desde Buenos Aires a las 00:34 con destino a Río Gallegos, y lo desvió a las Islas Malvinas. Durante 36 horas siete banderas argentinas flamearon en el archipiélago ocupado por el Reino Unido.

Una vez arribados a las Islas Malvinas, inmediatamente los integrantes del comando obrero-peronista, rebautizaron la capital del archipiélago como «Puerto Rivero», en homenaje al patriota Antonio Rivero, un gaucho entrerriano que, a punta de facón, y con tan sólo cinco gauchos más, resistió la invasión británica a nuestras islas en 1833. Al igual que ahora, en esos años, la denominación imperial de la capital malvinera es Puerto Stanley.

El comando peronista estaba integrado por:

-Dardo Cabo, obrero metalúrgico y periodista (25)

-María Cristina Verrier, dramaturga y periodista (27)

-Fernando Aguirre, empleado (20)

-Ricardo Ahe, empleado (20)

-Pedro Bernardini, obrero metalúrgico (28)

-Juan Bovo, obrero metalúrgico (21)

-Luis Caprara, estudiante de Ingenieria (20)

-Andrés Castillo, empleado de la Caja de Ahorro (23)

-Víctor Chazarreta, obrero metalúrgico (31)

-Alejandro Giovenco Romero, obrero metalúrdico (21)

-Norberto Karasiewicz, obrero metalúrgico (20)

-Fernando Lisardo, empleado (21)

-Edelmiro Jesús Ramón Navarro, empleado (27)

-Aldo Ramirez, estudiante (18)

-Juan Carlos Rodríguez, empleado (31)

-Edgardo Salcedo, estudiante (24)

-Ramón Sánchez, obrero metalúrgico (20)

–Pedro Tursi, empleado (29)