Son trabajadores esenciales, pero cobran salarios por debajo de la línea de la pobreza. Soportan extensas jornadas laborales de 12 horas diarias, pero pretenden negarles un bono como sí consiguieron otros sectores. Desde el SUTCA aumentan la presión y prometen Plan de Lucha (Nota publicada por Línea Sindical)

La organización gremial liderada por el joven dirigente salteño Christian López ya está calentando motores y prometen medidas gremiales justo cuando las actividades y los centros comerciales ya comienzan a operar normalmente.

Guardan expectativas, aunque no excesivas, con la nueva composición de la Cámara Empresarial CAESI que hace poco renovaron autoridades. Luego de los saludos de rigor, esperan superar históricos enfrentamientos y encontrar caminos de acuerdos que resuelvan nuevos y viejos reclamos.

Lo que si parece innegociable es la solicitud de un bono de $20.000 que reconozca el trabajo esencial. En efecto, las y los trabajadores de seguridad privada estuvieron en la trinchera junto a otros mientras el país se paralizaba con una cuarentena estricta producto de la pandemia del Coronavirus. Es un sector que sufrió una cantidad importante de contagios y muertes. Muertes, recalcan, muchas veces evitables ya que se incumplieron protocolos básicos de protección.

Prestan servicios en Centros de Salud, Super e Hipermercados, Puertos, dependencias oficiales, Bancos. Para llegar a sus puestos toman en promedio tres transportes públicos por día. Es una exposición que no están dispuestos a que pase desapercibida. Por eso alertan que en cuanto estén en circulación las vacunas, sus representados deben formar parte del primer lote en recibirlas.

Ya las medidas de acción sindical comenzaron en algunas entidades bancarias y planean extenderlas a otras y a otros sectores de la vida económica nacional